Relato: Universo

Por:  PABLO CORTÉS TORRES

‘El relato pretende explicar el concepto de universo desde lo particular a lo general’.

h1

 

Como de costumbre la hormiguita Pinna hacia su rutinaria fila para cortar y transportar hasta el hormiguero las hojas del árbol en el cual vivía, ella diariamente mientras caminaba se preguntaba que habría más allá del árbol y sus alrededores, pues esto era lo único que conocía, pero se decía que su mundo era un infinito universo inexplorado, lo más lejos que hormiga alguna había llegado a conocer, era el borde de algo parecido a un interminable pozo de agua al cual no se le divisaba el fin, este era uno de los mitos más populares de los que hablaba su abuelo, quien disfrutaba de contarle a Pinna estas maravillosas historias, igualmente solía decirle que en aquel lejano lugar se podía encontrar alimentos maravillosamente extraños de sabores y olores inexplicables pero muy sabrosos.

Los demás habitantes del hormiguero solían burlarse de estas fantásticas historias, que el abuelo aseguraba eran ciertas, ya que su propio padre había logrado llegar hasta allí y le había dado a probar de los exquisitos manjares.

Ocurrió que un día hubo una tremenda tempestad con rayos y granizo, todos en el hormiguero se refugiaron lo más  profundo que pudieron dentro de su hormiguero, afortunadamente todos lograron sobrevivir, pero el árbol que era el sustento del hormiguero quedó completamente deshojado.

La reina muy preocupada citó a una reunión para buscar soluciones, pero todo alrededor del hormiguero estaba destruido, no había que comer, solo un poco de provisiones que alcanzaría para unos 3 días más, y el árbol demoraría muchísimo en retoñar, de que se alimentarán?

Pinna pidió la palabra y dijo:

_ Yo iré al lugar límite de nuestro mundo donde inicia el interminable pozo y traeré de los manjares extraños para que todos podamos alimentarnos. Todos echaron a reír y se burlaban de Pinna y su abuelo por la absurda idea.

La reina llamó al orden e hizo que todos se retiraran hasta el día siguiente para continuar con la reunión.

En su casa Pinna y el abuelo decidieron salir en busca de este lugar saliendo cuando todos dormían. Llevaban las indicaciones escritas años atrás por el padre del abuelo y llenos de esperanza iniciaron el camino.

 

La tempestad había dejado grandes inundaciones así que utilizaron una gran hoja como bote y dos ramas como remos.

Estaban cansados de remar y se quedaron profundamente dormidos, cuando de repente una fuerte ráfaga de viento los impulsó a grandes velocidades hasta que chocaron con una roca, ya había amanecido un nuevo día iniciaba, no podían creer que hubieran viajado toda la noche, pues en su mundo el día y la noche era tanto tiempo como para nosotros lo es un mes.

Al bajar de la barca se subieron a la roca y se encontraron con un infinito campo de pasto, raro para ellos, en su mundo había árboles pero no una gran llanura de solo pasto en donde no se divisaban árboles.

Caminaron con dificultad entre este gran valle y de pronto tropezaron con una especie de pared de un material no conocido por ellos era tan dura como las rocas pero se erguía hacia arriba completamente derecha y hacia los lados igualmente recta a la perfección. Decidieron escalarla y cuando alcanzaron la cima extasiados pudieron divisar el interminable pozo de las historias del abuelo.

Pero no había tiempo para recrearse así que comenzaron a buscar con sus antenas los ambicionados alimentos, de un momento a otro encontraron terrones gigantes de una especie de deliciosa tierra que al comerla se les desasía dulcemente en la boca, luego se encontraron con charcos de un liquido de color café oscuro y burbujeante, al probarlo casi enloquecen con su delicioso sabor, llenos de felicidad tomaron lo que pudieron y lo llevaron a la barca, de regreso al hormiguero los recibieron como héroes y la reina decidió enviar un gran grupo de obreras quienes periódicamente realizaban aquel viaje para alimentar al hormiguero con los deliciosos manjares.

Pablo se levanta una mañana soleada de domingo muy entusiasmado, y le dice a su papá,

_Papá vamos a la piscina, y su madre le dice, _ hijo lleva como de costumbre un paquetico de galletas y una coca cola, por si te da hambre, pero recuerda trata de no regar, que Héctor el vigilante ya nos previno que se están viendo muchas hormigas a los alrededores de la piscina últimamente.

Extrañamente esto viene sucediendo luego de aquel aguacero con granizo que deshojó los árboles del parquecito.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: